Nuestra Filosofía

¿PODEMOS CAMBIAR EL MUNDO?

En ONNOA creemos que sí. Pensamos que todos y cada uno de nosotros tenemos mucho más poder del que somos conscientes. ¿Tú qué piensas?

Cada vez se habla más de sostenibilidad, todos queremos cuidar nuestro planeta, reciclamos, las marcas son más sostenibles que nunca, los gobiernos y las grandes multinacionales publicitan con grandes titulares sus planes para reducir y/o compensar sus emisiones en un futuro más o menos cercano.

Sin embargo, si nos fijamos bien a nuestro alrededor y también honestamente en cómo nos comportamos nosotros mismos, sí, hay muchas buenas intenciones, y también hay mucha gente que se está esforzando en mejorar esto, pero en general, se está haciendo muy poco.

Cada año, seguimos incrementando las emisiones y abusando de los recursos del planeta, en una sociedad basada en el consumo masivo.

El punto anual en el cual se han utilizado más recursos naturales de los que el planeta tierra puede regenerar en ese mismo año se conoce como el día de Sobregiro de la Tierra. En 2019 este día fue el 29 de julio, el más temprano desde 1970, año en el que se empezó a registrar esta fecha. Esto significa que estamos usando los recursos naturales 1,75 veces más rápido de lo que el ecosistema puede regenerarlos, estamos a punto de necesitar dos planetas tierra para seguir con este ritmo de consumo.

Earth Overshoot Day

Cuántos plantes Tierra necesitaríamosCuántos países necesitaríamos

Vivimos en un planeta donde cada vez somos más habitantes. Hace años, solo unos pocos contaminaban con su estilo de vida y hábitos de consumo, pero cada vez más personas tienen alcance a este estilo de vida y consumo que contamina más.

Este continuo aumento de la contaminación y destrucción de nuestro planeta debido a nuestro estilo de vida, solo se ha detenido temporalmente ahora, debido al Covid-19. Ha cambiado nuestra forma de vida de una manera radical y que está causando unos daños humanos y económicos terribles en todo el mundo.

Sin embargo, y quizás lo único positivo de esta situación, es que hemos dado un respiro a nuestra madre tierra. Los niveles de contaminación han bajado de una manera casi inmediata.

En ONNOA creemos que deberíamos aprender de esta desagradable experiencia que estamos viviendo ahora, para no volver a los errores de antes.

Sabemos de sobra que el planeta no puede soportar el ritmo que llevábamos durante mucho tiempo más, pero tampoco estamos dispuestos a privarnos de nada y no sentimos como nuestra la responsabilidad de tratar de ser parte de la solución.

Esperamos que alguien solucione esto ¿Los gobiernos? ¿Las multinacionales? Criticamos y nos quejamos de que no lo hagan, porque ellos son los que tienen la obligación, la responsabilidad y los medios económicos para hacerlo.

Y puede que sea así, pero si no lo hacen, ¿Que podemos hacer nosotros como personas individuales?

Creemos que lo que podemos hacer para mejorar esto es pensar. Pararnos a reflexionar un segundo, antes de tomar cualquier decisión de consumo. No queremos decir que no compremos, que dejemos de usar los productos que nos gustan o que tengamos que pagar por otros mucho más caros.

Sobre esto, se suele pensar que los productos sostenibles son caros. Nosotros creemos que debemos aprender a diferenciar realmente cuando un producto es “caro” o “barato” y el porqué.

Muchas veces, los productos “baratos” lo son porque en los países donde se han fabricado, ni se han pagado a los trabajadores que los han fabricado los salarios equivalentes a los que se pagarían aquí (que simplemente son los que se necesitan para poder llevar el estilo de vida que nosotros consideramos normal), ni las fabricas y las maneras de producir cumplen con los requisitos necesarios para que no se contamine el medio ambiente más de lo que ya se hace aquí.

Como consumidores, tenemos un poder y responsabilidad fundamental, pues con nuestras decisiones de compra, estamos apoyando a las empresas de las que consumimos para que sigan haciendo lo que hacen de esta manera.

Creemos que debemos hacernos dos preguntas muy importantes y en este orden, antes de tomar cualquier decisión de compra.

-¿Realmente lo necesito?

El producto que menos impacto tiene es el que no se ha fabricado nunca, consumamos solamente lo que necesitamos de verdad.

-¿Esta es la mejor opción disponible a mi alcance, o hay otra alternativa mejor?

Fíjate en cosas como, de que materiales está hecho, donde está hecho, como está hecho, que valores tiene la empresa que lo vende,…

Usa tu sentido común y valora razonablemente las opciones antes de decidir cada respuesta para que te ayude a tomar la mejor decisión para ti y para nuestro planeta.

Estaría bien además, si compartes estas ideas, que esta filosofía no la aplicáramos solo a la moda, sino a nuestro estilo de vida en general.

Muchos consumidores consumiendo mejor podemos provocar un cambio más grande del que podemos imaginar.